¿Pero qué pasa con el pollo?

La carne roja no es buena para nuestra salud, así que desde hace años son muchos los que sustituyen este tipo de carne por aves como el pollo y el pavo. Basta decir esto para que muchos se echen las manos a la cabeza: "¿que comes pollo varios días a la semana?, ¡pues para ti tienes!", "pero si el pollo está hormonado", "la carne de pollo está infestada de antibióticos"...pero esto ¿es verdad?, ¿de dónde vienen estas creencias?

 

Quienes me conocéis ya sabéis que soy una gran adicta a la verdad y huyo de bulos y de teorías "conspiranoicas". En la industria alimentaria está claro que no podemos confiar, pero en lo que leemos o escuchamos en cualquier parte, de boca de no se sabe quien, tampoco, eso está claro. 

 

Así que me he puesto manos a la obra a recopilar información acerca del pollo (información seria y que puedas contrastar, para eso dejo abajo la bibliografía de las fuentes consultadas) para poder aclarar mis dudas y de paso las de todos aquellos que, como yo, están hartos de escuchar este tipo de cosas y no entender muy bien de dónde vienen y si hay algo de verdad en dichas afirmaciones. 

 

 

¿El pollo está hormonado?

 

"La hormona de crecimiento del pollo es específica, producida por el propio pollo: solo puede hacer crecer a los pollos y no tiene ningún efecto sobre el ser humano ni sobre ninguna otra especie". (CEPA, 2016).

El uso de hormonas externas como los estrógenos es lo que preocupa a la sociedad. El origen del mito de las hormonas está relacionado con un hecho ocurrido en la década de 1950, y con la aparición de noticias, de vez en cuando, que nos hablan del uso de hormonas en países fuera de la UE. 

 

 

"En aquellos años se usó en Europa un estrógeno sintético denominado DES, cuya finalidad era caponizar (castrar) hormonalmente a los pollos macho para obtener un mayor engorde y una carne más tierna". "Este estrógeno sintético se aplicó en varias especies, y en avicultura se utilizó en gallitos de más de 100 días de edad, que en aquel tiempo y a esa edad no pesaban más de 1,7Kg (...) La ingestión de los mismos, con resíduos de esta hormona, dio lugar a un caso aislado de ginecomastia que tuvo difusión en textos de medicina". (CEPA, 2016).

 

"Actualmente los pollos tienen una vida de 50 días, al estar en periodo de crianza presentan una extraordinaria capacidad de crecimiento (...) debido a la edad en la que se faenan los pollos es fisiológicamente imposible que tengan respuesta a la aplicación de hormonas" (CEPA, 2016). 

 

No obstante, en 1981 se aprobó una directiva específica que prohíbe el uso de sustancias hormonales en los animales de granja en los países de la UE y que se hace extensible a terceros países con los que la UE comercie desde 1988. Una medida que provocó tensiones comerciales con EEUU, que demandó en 1999 ante la Organización Mundial del Comercio a la UE y que impuso sanciones aduaneras a algunos productos.  (Herrera E., 2019).

 

Entonces, ¿cual es la causa del gran crecimiento del pollo en tan solo 50 días?

 

La respuesta es clara: La selección genética, y aquí sí encontramos controversia. Porque esta selección genética, aunque está controlada y se invierten grandes cantidades de dinero en mejorarla, puede provocar sufrimiento animal. 

 

 

"La tasa de crecimiento extremadamente rápida de los pollos de engorde somete a una enorme presión a sus esqueletos cartilaginosos inmaduros, lo que comporta una alta incidencia de anomalías en las patas y el esqueleto. Si bien la selección basada en la locomoción, la morfología y el uso de radiografías ha contribuido en gran medida a reducir la aparición de condiciones tales como la discondroplasia tibial, la espondilolistesis y la deformación en valgo y en varo en la mayoría de las variedades comerciales de pollos de engorde; las alteraciones esqueléticas siguen siendo un aspecto importante en la mayor parte de los programas de cría y selección". (Pym R., 2008)

 

 

 

"La selección de animales para obtener un rápido crecimiento y un alto rendimiento de la carne de pechuga dio lugar a una insuficiencia en la capacidad del sistema cardiopulmonar para oxigenar el aumento del flujo sanguíneo asociado con el aumento de masa muscular. Esto condujo a un aumento significativo de la ascitis en pollos de engorde durante la década de 1990". "La selección basada en los niveles de oximetría y plasma de la enzima troponina-T cardíaca se ha demostrado eficaz en la reducción de la susceptibilidad a la ascitis, y este procedimiento ha sido adoptado por los criadores de pollos de engorde comerciales". (Pym R., 2008).

 

 

 

El uso de tecnologías transgénicas: ¿comemos pollo modificado genéticamente? 

 

En la Unión Europea, de momento, parece ser que no. Todos los alimentos que tienen organismos genéticamente modificados (OMG) y que sí están autorizados en la UE deben tener un etiquetado bien visible en el que se pueda leer: "este producto contiene organismos modificados genéticamente (o los nombres de los organismos)", según el reglamento 1830/2003 sobre trazabilidad y etiquetado, "siempre y cuando el transgénico suponga más del 0,9 del producto" (Rodriguez S., 2019). Además, el reglamento 1829/2003 recuerda que "no se comercializará un OMG destinado a la alimentación humana o un alimento (...) a menos que estén cubiertos por una autorización concedida (...) y a menos que el solicitante de la autorización haya demostrado adecuada y suficientemente que cumplen lo dispuesto". (Herrera E., 2019). 

 

Muchas de las noticias que leemos en las redes sociales y medios de comunicación nos hablan de prácticas que se llevan a cabo en otros países, pero que están prohibidas dentro de la UE.

 

 

"En EEUU, en 2016 investigadores descubrieron que el gen ANP32 de los pollos codifica una proteína que es necesaria para que el virus de la gripe prospere y se encontraron con que, al retirar este gen de las células, éstas se volvían inmunes a la gripe. Para poder crear pollos transgénicos, los científicos utilizaron la tecnología de edición de genes conocida como CRISPR. A diferencia de los organismos genéticamente modificados (GMO), a los cuales se les pueden insertar genes de otras especies, la edición de genes implica alterar el ADN de un organismo". (Mercola J., 2019).

 

"En 2018 el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) emitió una declaración en la que señaló que no se encargaría de regular los cultivos editados con la tecnología CRISPR con el objeto de permitir la innovación siempre y cuando no se presente ningún riesgo". Sin embargo la Unión Europea dictaminó que deberían regularse en la misma medida que se regulan los GMO. (Mercola J., 2019).

 

 

Si te interesa conocer más sobre los alimentos transgénicos dejo aquí un enlace de la OMS que responde a varias preguntas sobre ellos. 

 

No obstante los alimentos transgénicos no pueden ser etiquetados como orgánicos, así que si no te fías de los transgénicos y quieres asegurarte de no incluirlos en tu dieta puedes recurrir a alimentos etiquetados como orgánicos. 

 

 

¿La carne de pollo es blanquecina porque la limpian con una solución antimicrobiana de cloro?

 

En la Unión Europea no. Esta práctica no se utiliza en la Unión Europea. "Existe un reglamento que concreta que el lavado de los animales con sustancias químicas está prohibido, solo está permitido el lavado con "agua potable" o "agua limpia" (Herrera E., 2019). 

 

¿La carne más anaranjada nos indica que el pollo es de corral?

Actualmente no. Mientras que cuando se inició la cría comercial se proporcionaba a los pollos un pienso que eliminó ese pigmento de las aves, actualmente el color más amarillo o anaranjado del pollo significa que ha tenido una dieta con más carotenos; éstos se pueden añadir al pienso, por lo que el color no determina si el pollo ha sido criado en libertad. (Palomo A., 2018).

 

 

Gallinas camperas, pollos de corral... que no te la den con queso.

 

La terminología "campero/a" o "de corral" no tienen ninguna validez a nivel legal. Solo existen 4  denominaciones de sistemas de cría, y es opcional ponerlo en el etiquetado (Palomo A., 2018) (Facua Andalucía, 2009): 

 

- "Sistema extensivo en gallinero": l grado de concentración por metro cuadrado de suelo no supera los 15 pollos y, en todo caso, alcanza un máximo de 25 kilogramos de peso vivo. Las aves se sacrifican con 56 días o más.

 

 

 

- "Gallinero con salida libre": el grado de concentración del gallinero puede ser de 13 pollos en la misma área, siempre que no exceda de 27,5 kilogramos de peso vivo por metro cuadrado, y la edad en el momento del sacrificio se ajusta a los límites establecidos en el punto anterior: 56 días o más. Durante al menos la mitad de su vida, las aves deben tener acceso continuo durante el día a un espacio al aire libre que incluya una zona cubierta de vegetación en su mayor parte, con una superficie igual o superior a un metro cuadrado por pollo. El gallinero debe estar provisto de trampillas con una longitud combinada de 4 metros como mínimo por cada 100 metros cuadrados del edificio. Y los alimentos del período de engorde deben contener como mínimo un 70% de cereales.

 

- "Granja al aire libre": el grado de concentración por metro cuadrado de suelo del gallinero no puede superar las 12 aves y, en todo caso, un máximo de 25 kilogramos de peso vivo y la superficie del lugar de producción no puede tener más de 1.600 metros cuadrados. El gallinero no puede tener más de 4.800 pollos, y también debe tener trampillas con una longitud de 4 metros, como mínimo, por cada 100 metros cuadrados de superficie del edificio. Las aves deben tener acceso continuo durante el día a un espacio libre a partir de las seis semanas y en caso de tener una zona cubierta en su mayor parte por vegetación debe ser de al menos dos metros cuadrados por pollo. Los pollos engordados tienen que pertenecer a una estirpe reconocida como de crecimiento lento y su alimentación debe tener al menos un 70% de cereales. En este caso, la edad de sacrificio es como mínimo 81 días y el periodo final de enjaulamiento no puede superar los 15 días para los pollos de más de 90 días.

 

 

- "Granja de cría en libertad": la utilización de esta categoría requiere el cumplimiento de las normas de la "Granja al aire libre", aunque en este caso las aves tienen acceso continuo durante el día a espacios al aire libre de superficie ilimitada.

 

 

 

¿Es lo mismo el pollo criado en libertad que el pollo ecológico?

 

No. Los pollos criados en libertad no tienen por qué alimentarse con pienso ecológico ni cumplir otras normativas europeas de producción agrícola.

 

Los pollos ecológicos deben cumplir unas estrictas normas. El reglamento de la producción ecológica de la UE define métodos de cría animal adecuados a la especia en términos numéricos, como la entidad de espacio necesario, la longitud de las perchas, el acceso al aire libre y la composición de los piensos (Avinews, 2017). En el caso del pollo ecológico, por ejemplo, solo puede recibir antibiótico una vez a lo largo de su vida.

 

Los productos ecológicos también están sometidos a estrictas técnicas analíticas. "En caso de que se detecten resíduos, las propias empresas afectadas deben iniciar una investigación interna (...) Si no lo pueden hacer, deben informar a su organismo o autoridad de control" (Avinews, 2017).

 

Según un estudio de M.D. Raigón, de la Universidad Politécnica de Valencia existen diferencias nutricionales entre el pollo ecológico y el no ecológico. "Mientras que el pollo no ecológico presenta una importante cantidad de ácidos grasos poliinsaturados debido a la presencia de harinas de pescado en los piensos no ecológicos, los pollos ecológicos presentan una importante cantidad de ácidos grasos monoinsaturados". Puedes ver la valoración completa en este enlace.

 

Los pollos que comemos ¿contienen antibióticos?

 

Esto sí parece preocupar a los expertos.

 

 

El uso de antibióticos está permitido, pero no solo en las aves, sino en el sector ganadero. La Unión Europea prohíbe suministrar antibióticos en los pollos 15 días antes de su sacrificio para evitar que contengan residuos de estos medicamentos. No obstante sí se puede aplicar antibióticos al animal antes de esa fecha. 

 

En Europa, el uso de antibióticos para favorecer el crecimiento de los animales (uso como agentes promotores del crecimiento) está totalmente prohibido desde 2006. En EEUU se ha prohibido su uso en 2017. Sin embargo, esto no es así en otras regiones del mundo donde aún se pueden añadir a la dieta de animales sanos. (Hurtado A., 2019). En ganadería, los antibióticos se emplean fundamental para el tratamiento de las infecciones bacterianas (uso terapéutico). Su utilización para prevenir enfermedades (uso profiláctico) se recomienda solo en situaciones muy excepcionales. 

 

 

"Respetar el tiempo que debe transcurrir desde que se deja de administrar el medicamento al animal hasta que este, o sus productos, puedan ser destinados al consumo humano y los programas oficiales de control de residuos garantiza que en los alimentos de origen animal no se superen los niveles de residuos antibióticos establecidos por la normativa vigente. Sin embargo, el ganado puede actuar como reservorio de bacterias resistentes". (Hurtado A., 2019). 

 

 

 

¿Qué dice la OMS sobre el uso de antibióticos? (Lemos R., 2019)

 

  • Los antibióticos siempre deben suministrarse bajo la supervisión de un profesional de la veterinaria. Son casos muy excepcionales, ya que para evitar el uso de antibióticos se vacuna a los animales.
  • Estos medicamentos nunca deben ser utilizados en las granjas en animales que están totalmente sanos para estimular su crecimiento o como método de prevención de enfermedades. Recordemos que, para esto, ya están las vacunas.
  • Para evitar el uso de antibióticos lo máximo posible se recomienda, también, fomentar la seguridad biológica en las granjas. Esto se logra teniendo en cuenta ciertas medidas de higiene y bienestar para los animales. El objetivo es prevenir infecciones.

 

 

 

En resumen:

 

- si te venden una carne de pollo diciendo que está alimentado "sin hormonas ni estrógenos para acelerar su engorde", es que hacen lo mismo que los demás, es decir, cumplen la ley. Y personalmente no me gusta la publicidad engañosa; es como poner en una manzana: "libre de glúten", solo genera desconcierto en el consumidor, porque ninguna manzana contiene glúten. 

 

- si ponen en el embase "pollos camperos", pues tampoco nos están diciendo nada si no añaden la nomenclatura legal "pollos criados en libertad".

 

- si ponen "pollos alimentados naturalmente", pues tampoco significa nada, porque si están diciendo lo que pretenden que el consumidor entienda por "alimentación natural" tendrían un sello de producto ecológico certificado.

 

 

Si ponen en el envase "pollo de agricultura ecológica" y tiene el correspondiente sello, sé a ciencia cierta que el animal ha sido criado en libertad, no ha sido seleccionado genéticamente, no es sacrificado con menos de 81 días, no ha sido tratado con antibióticos (salvo en un caso extremo y una sola vez en su vida) y se han respetado las 8 horas de oscuridad diaria. Claro, que el precio será mayor ¿Merece la pena? Con las cartas encima de la mesa, eso lo dejo a tu elección.

 

 

 

Esta entrada ha sido escrita por Sonia Blanco

Fundadora y CEO Vitae Privée REC®&Pilates

PMA CPT 11285

EU Prevención y Readaptación Físico Deportivo

Masajista deportivo

Extensión Universitaria en alimentación y nutrición. UOC

Cursando ciclo formativo superior en Nutrición y Dietética (Universidad Alfonso X el Sabio).

 

 

BIBLIOGRAFÍA

  • CEPA (2016). Extraído de http://supercampo.perfil.com/2016/05/hormonas-en-los-pollos-mito-o-realidad/
  • Pym R., 2008. Genética y cría de aves de corral en los países en desarrollo.  School of Veterinary Science, The University of Queensland, Gatton, 4343, Queensland, Australia 
  • Mercola J. (2019). Llegaron los pollos genéticamente editados. Asociación de consumidores orgánicos. 
  • Herrera E. (2019). El salmón transgénico, la carne hormonada y el pollo clorado están prohibidos en la UE. La Vanguardia.  
  • Palomo A. (2018). Que los pollos sean amarillos no quiere decir que "sean de corral": esta es la razón de su color. El País.
  • Facua Andalucía (2009). Etiquetado de alimentos. Carne de vacuno, ave y porcino. 
  • Lemos R. (2019). Mitos: la carne tiene hormonas y antibióticos. 20 minutos
  • Hurtado A. (2019). Hacia un uso más prudente y responsable de los antibióticos en ganadería. The Conversation. 
  • Avinews (2017). Extraído de https://avicultura.info/analisis-del-nuevo-reglamento-la-produccion-ecologica/